facebook twitter instagram youtube tiktok

Corte Constitucional afirma que víctimas de violencia sexual pueden denunciar públicamente #NoEsHoraDeCallar


La RAE: entre abudinear y compañere

Por Juliana Ángel Osorno

Esta semana la RAE explicó la forma, el sentido y el lugar del verbo adaptado a partir del apellido de la ya ex ministra Karen Abudinen. Eso es mucho más reconocimiento de lo que la RAE le ha dado al lenguaje inclusivo. ¿Por qué? Nuestra columnista Juliana Ángel Osorno reflexiona sobre la Real Academia de la Lengua y su poder.

septiembre 10, 2021

Según la cuenta de Twitter @RAEinforma, abudinear y abudinar, palabras inspiradas en el apellido de la ya exministra de las TIC, son formas verbales “de reciente creación” documentadas en textos de redes sociales en Colombia y usadas con el sentido de “robar o estafar”. 

Más allá de los reclamos de la protagonista del escándalo por la investigación de los contratos con Centros Poblados, dos cosas me llaman la atención en ese tuit de la RAE: que digan que las palabras fueron “documentadas” y que se les adjudique contexto de uso local. Fueron veloces: en menos de un mes documentaron y emitieron un concepto con esas características. 

Tras los reclamos de la ministra, la RAE respondió que no la había, “en absoluto”, reconocido como una palabra oficial –sea lo que sea que eso signifique– y que “mucho menos” la iban a incluir en el diccionario académico. Sin embargo, ahí sigue el tuit que explica su forma, su sentido y su lugar. Y sobre todo continúa esa palabra clave que es “documentado”. Porque la documentación es la columna vertebral del trabajo de los diccionaristas. 

El diccionario no inventa las palabras, ni sus significados, sino que los recoge. Esto lo hace a partir de corpus, compendios enormes de textos orales y escritos catalogados por fecha y lugar, que pretenden ser una especie de fotografía de la lengua en un dado momento. Es la documentación lo que soporta, supuestamente, la objetividad de la Real Academia de la Lengua Española. 

Es imposible, en este caso, no pensar en lo que escribió Susan Sontag: “Una fotografía no es una opinión, ¿o si?”. Este caso hizo resurgir la repetida polémica sobre la reticencia de la RAE para incluir el lenguaje inclusivo. Reticencia tan intensa que ni siquiera nos regalan un tuit explicando dónde se documenta, cuáles son sus formas y sus sentidos, incluso cuando se le niegue “en absoluto” su reconocimiento o un lugarcito en el diccionario. Esto en la misma semana en que se viralizó un video en el que @andra_milla, una persona no binarie, pide, visiblemente afectade, que sus compañeros se dirijan a su persona como “compañere” y no “compañera”. 

Basta una visita al CORPES, el Corpus del Español del Siglo XXI de la RAE, para constatar que el uso de sustantivos neutros con (-e), como niñes y alumnes, o del adjetivo todes está bastante más difundida que abudinear. Fuera del corpus también sabemos que se usa en algunos entornos académicos, en muchas revistas de circulación masiva, en muchísimas cuentas de redes sociales, en círculos sociales específicos. Siendo así, ¿por qué no ocupa un espacio en el diccionario de la Real Academia? 

Según el Informe de la RAE sobre Lenguaje Inclusivo, porque es no sólo innecesario, pues el masculino genérico ya incluye a todos los géneros, sino también gramaticalmente incorrecto, porque la morfología del español no aceptaría la -e como desinencia de género. Además, utilizan un criterio de documentación “del uso mayoritario de la comunidad hispanohablante en todo el mundo”. 

No queda claro en el informe ni en los diferentes corpus que utilizan cuál sería el criterio para definir ese uso mayoritario. En la búsqueda por todes en el CORPES, el uso de la palabra se evidencia en Chile, Paraguay y Argentina de 2018 a 2020; niñes en Chile y Argentina en el mismo periodo y alumnes en España, Chile y Paraguay desde 2017. Abudinear no aparece, pero supongo que hicieron una búsqueda rápida en redes desde finales de agosto y pudieron constatar sus características. Supongo, bajo la misma lógica, que podrían hacer el mismo tipo de búsqueda y constatar que el uso de lenguaje inclusivo está incluso más difundido que el verbo de la ministra en en las redes sociales de la comunidad hispanohablante. 

¿Qué significa eso para la disputa específica sobre el ingreso del lenguaje inclusivo en los diccionarios de la RAE? –en caso de que sea eso lo que se quiera y que ese sea un paso importante en la lucha simbólica. Significa que quizás necesite exigirse que los criterios de mayoría sean claros. Quiere decir también que, una vez estén claros, podremos constatar la extensión de esos usos y, dependiendo de los resultados, afirmar con más vehemencia que la omisión de la RAE tiene motivos retrógrados e ideológicos. Que su fotografía sí es una opinión. 

Lo que no se puede perder de vista es que en términos del idioma, de ese sistema vivo y mutante que es una lengua, la disputa de poder se da en las interacciones diarias, en la fricción del acto comunicativo. Es la suma de situaciones con nuestros pares, la exigencia hacia nuestros centros educativos, incluso en las innumerables discusiones en redes sociales alrededor del asunto. 

¿Nos serviría dar, como los que reniegan su uso, el argumento de autoridad de la RAE? ¿Decir “la RAE dice que existe entonces se puede usar”? No sé. Si algo intento exponer es que la lengua existe fuera de la Real Academia, algo que se puede constatar por medio de una búsqueda en las propias herramientas de la RAE, así que aunque el reconocimiento del lenguaje inclusivo en el diccionario podría solucionar las fricciones con menos sufrimiento, la disputa no se origina ni se agota allí.

***
Recuerda seguir a MANIFIESTA en Instagram, Twitter y Facebook.


Más de

Los Carmen Mola: ¿Por qué un nombre nunca es solo un nombre?

Mucho se ha discutido sobre el Premio Planeta de este año, otorgado a una autora que resultaron ser tres hombres. ¿Qué se oculta detrás de la decisión de usar el nombre Carmen Mola y por qué un nombre, cualquiera que sea, es un significado político múltiple? Juliana Ángel-Osorno profundiza en la polémica desde otra óptica.

'Manifiesto': un corto dedicado al amor por las tetas

Antonina Kerguelén Román, la directora y escritora de esta dedicatoria perfecta para el Día Internacional de la lucha contra el Cáncer de Mama, nos cuenta sobre los procesos íntimos y creativos que la llevaron a realizar esta producción audiovisual que invita a amar todas las tetas. Véanla acá.

T de cobre: ¿Te dolió? No debería ser así

La T de cobre es un anticonceptivo intrauterino que tiene una efectividad de más del 99 por ciento. En Colombia el costo oscila entre los 95.000 pesos y dura hasta 10 años. Sin embargo, la falta de información, tratos crueles y una tendencia punitivista sobre los cuerpos de las mujeres ha hecho que la inserción de la T sea más dolorosa y que varias mujeres la consideren como“Una experiencia violenta”. ¿Por qué?

Nuestra lucha también es por una muerte deseada y digna

El caso de Martha Sepúlveda y el caso previo de Yolanda Chaparro de Andrade nos dejan muchas preguntas sobre en qué punto de la conversación sobre la eutanasia estamos en Colombia. ¿Por qué seguimos siendo un país que insiste en una muerte mediada por el sufrimiento y la imposición, en vez de una muerte motivada por la autonomía y la libre decisión?

Back to Top

© MANIFIESTA 2021 Todos Los Derechos Reservados

Términos y Condiciones

Política de Privacidad